Elisa Larrain Real Estate

De fábrica de cemento a obra de arte arquitectónica

Si te gustó compártelo es tus redes sociales

Share on facebook
Share on linkedin
elisa-larrain-fabrica-cemento-2

El estudio-taller-residencia del Arquitecto Ricardo Bofill a las afueras de Barcelona. 

Cuando pensamos en la casa de un arquitecto tan reconocido y genial cómo Ricardo Bofill, sabemos que no puede ser un simple piso en un espacio compartido. Pero cuando nos acercamos a la concreción de su visión, quedamos más que maravillados. 

Hace 45 años el afamado arquitecto barcelonés, se encontró con lo que era la carcasa de una empresa de cemento abandonada, que para cualquier mortal eran unas ruinas inservibles, pero para la imaginación de Bofill, era el lugar perfecto para transformarlo en su estudio y residencia particular. 

Este complejo de silos y edificios de principios del siglo XX, tenía todas las características necesarias para concretar la visión arquitectónica de Bofill. Altísimos techos, amplias áreas, espacios abiertos, enormes silos, una chimenea, cuatro kilómetros de galerías subterráneas, salas de máquinas en buen estado, en fin, un potencial riquísimo, para una mente brillante. 

La construcción, de lo que podemos considerar ahora un palacio, comenzó en 1973. Este recinto ha dejado atrás la idea del concreto para ofrecer una magnífica estancia rodeada de terrazas, jardines y patios que enmarcan a la que fuera la más antigua fábrica de cemento de España, ofreciendo las mejores vistas, a las ahora modernas galerías en las que se han convertido los espacios rústicos de trabajo.

“Doméstico, monumental, brutalista y conceptual”, así define Ricardo Bofill a su sorprendente proyecto, de estética ecléctica, pero donde el minimalismo marca la pauta. 

Cada uno de los espacios creados: la Catedral, el estudio, los jardines y la residencia, son verdaderas obras de arte arquitectónico, decoradas con exquisito gusto y sencillez, con estilo rico en su unidad, pero que en conjunto conforman un complejo digno de ser estudiado por los expertos en todas las áreas de la arquitectura, la decoración y el diseño. 

Cómo ser vivo, «Siempre será una obra inacabada», como el mismo creador la cataloga, pues sus estancias son continuamente repensadas y mejoradas, para satisfacer las necesidades de sus habitantes o usuarios.

El estudio arquitectónico está ubicado en los antiguos silos de la fábrica, donde una escalera de caracol con matices malva une las cuatro plantas, que dan paso a abiertos espacios iluminados, por la luz natural que se introduce por los gigantes ventanales que ofrecen una limpia vista de los jardines.

La Catedral de la fábrica, un área llena de espacios abiertos, sufrió una mínima intervención en su arquitectura, para transformarla en dos salas: una de conferencia y otra de exposición, ambas con grandes dimensiones y alturas de 10 metros entre el suelo y el techo, donde destaca el imprescindible mobiliario contemporáneo firmado por Taller Design, ofreciendo una visión armónica de los espacios. 

En los kilómetros subterráneos de Las galerías, se encuentran el taller de maquetas y las salas de archivo.

Como dueño de sus dominios, Bofill emplazó su residencia personal en la planta superior. El área central es un enorme espacio abierto estilo loft, donde destacan las alturas interminables de los techos, vestidos con cascadas de tela blanca, que ofrecen un toque romántico al frío cemento de las paredes y columnas de ladrillo visto, y donde los muebles de madera de la sala principal contrastan por su color, al tiempo que ofrecen naturaleza a la estancia. A un costado el despacho abierto, es custodiado por una segunda plata transparente donde se encuentra el comedor. La decoración se complementa, con los diversos colores de los lomos de los libros, que están exhibidos en estanterías que se destacan por toda la estancia. 

Pero considero que el verdadero toque que hace la diferencia, entre una esquelética fábrica de cemento, y un lugar donde todos aspiramos a vivir, son los jardines. El bosque mixto de eucaliptos, palmeras, olivos, prunus y plantas trepadoras que abrazan los muros de hormigón, otorgando la visión de castillo medieval, donde el disfrute, el relax, la imaginación y los sueños están flotando en el ambiente.

Una respuesta

  1. Q maravilla . revitalizar .darle nuevos usos a estructuras .en el nuevo mundo sostenible y sustentable este tipo de acciones seran obligatorias para obtimizar los recursos y hacer mas potable la vida en el mundo . excelente

Los comentarios están cerrados.

También puedes disfrutar