Elisa Larrain Real Estate

Otazu: Una bodega llena de historia, arte y vino

El templo del vino

BODEGA OTAZU

Mi visita a la bodega de Otazu, fue de gran riqueza, pues esta Catedral del vino, es mucho más que un viñedo, como ellos mismos dicen, pasear por su bodega, viñedos, centro de arte y jardines, es adentrarse en el terreno de las emociones, de las sensaciones culturales e históricas que acompañan el recorrido en torno al mundo del vino.

HISTORIA ARTE VINO

Al recorrer los rincones de Bodegas Otazu puedes disfrutar de una extraordinaria muestra de arte contemporáneo de varios artistas iberoamericanos, ya que desde 2016, con la creación de La Fundación Otazu se inicia la gestión y dirección de un rico programa de actividades artísticas, organizadas en el centro de arte. 

Además, la Fundación se encarga de conservar y exhibir la Colección de arte contemporáneo diseminada en un paraje singular, cargado de historia. 

La Fundación es un testimonio del sentido de interés por la cultura de los fundadores de Bodega Otazu, que ha consolidado una relación con artistas, comisarios y críticos de arte, arquitectos y otros promotores de la creación cultural.

Un jardín de arte

“Aquí se ama el vino, se venera la cultura, se respeta la historia y al futuro se le ofrece un lugar donde establecerse.” 
Arturo Berned, Cabeza X, 2012.

LA BODEGA

El Señorío histórico de Otazu está ubicado en un entorno de ensueño, un hábitat natural para las emociones, abrigado bajo la peña de Etxauri, flanqueado por las sierras del Sarbil y el Perdón, y con el río Arga como delimitador natural. Desde la Baja Edad Media, cuando el vino no faltaba en ninguna mesa, Otazu ha sido parada obligada de los peregrinos que siguen los pasos del Apóstol Santiago, hacia lo que fue su última morada en Galicia. 

Una tierra fértil que se hace eco de los logros alcanzados por los señores que sucesivamente ocuparon el Palacio Renacentista del siglo XVI y que, en 1840, construyeron una antigua bodega al estilo de los châteaux franceses. Nacía así la primera bodega construida en Navarra fuera de un casco urbano y que elaboraba vino de una sola finca, lo que supuso un hito en el mundo vitivinícola de aquella época.

La nueva bodega terminada en 1998, yace solemne como las naves de las grandes catedrales, pero con el recogimiento y la penumbra sigilosa de los primitivos monasterios románicos. Esta Catedral del Vino es una maravilla arquitectónica, que integra las más avanzadas tecnologías de elaboración y el saber de muchas generaciones.

SOSTENIBILIDAD

La visión del siglo XXI con la que se maneja la Bodega Otazu, incluye la sostenibilidad de sus tierras. Propietarias del viñedo con Denominación de Origen Protegida (D.O.P) Pago más al norte de España, incluye su compromiso con la sostenibilidad. Por ello han iniciado en este 2022, bajo la cofinanciación del Gobierno de Navarra y los Fondos Europeos, el proyecto LIVIÑG SOIL, qué dentro del Programa de Desarrollo Rural (PDR), persigue impulsar una gestión más sostenible de suelo, buscando distintas soluciones que reduzcan el uso de herbicidas, incrementen la biodiversidad, la actividad microbiana y refuercen la estructura de la tierra.

Además, continúa dando forma a su proyecto ‘Viña Sostenible’, con el que se dirige hacia un modelo agrícola más sustentable, aumentando la biodiversidad y reduciendo el impacto de los tratamientos fitosanitarios. La Bodega sigue participando en otras propuestas sostenibles, de ahí su pertenencia a las iniciativas Biovid (nuevas técnicas de biocontrol frente a la botrytis), OIVINA (predicción de la enfermedad del oídio en el viñedo) y O3VIÑA (control de enfermedades fúngicas en la viña), financiadas por el Gobierno de Navarra.

Bodega Otazu mantiene un compromiso con la protección del medio ambiente y la sostenibilidad, fijándose el objetivo de alcanzar cero emisiones netas para 2030. Así, ha implantado el uso de botellas más ligeras en los vinos de la gama Otazu. Estas nuevas botellas protegen al vino igual que las anteriores; sin embargo, es un vidrio más liviano, que utiliza menos materias primas, consume una cantidad de energía menor, reduce las emisiones de CO₂ y, por lo tanto, mitiga la huella de carbono.

La Bodega Otazu quiere preservar su herencia, que se remonta al siglo XII, por lo que ha recuperado un pedazo importante de su historia al retomar el arte de hacer vino. Definitivamente, un plan perfecto para incluirlo, bien sea que hagas el camino de Santiago, o simplemente pasar un fin de semana disfrutando de hermosos paisajes, arte exquisito y vino de alta calidad en la espectacular Navarra.

Fuente: https://bodegaotazu.es/

Si te gusta lo que estás leyendo, suscríbete a nuestro Newsletter
* Campo requerido

Compártelo es tus redes sociales

Con más de dos décadas en el mundo inmobiliario, soy una apasionada de las innovaciones en arquitectura que aportan sostenibilidad. Quiero contribuir a crear una nueva forma de pensamiento, que aumente la empatía por proyectos inmobiliarios, que sean más amables con el medio ambiente, y tengan por objetivo la mejoría de la calidad de vida de sus futuros habitantes. 

Elisa

Un comentario

Los comentarios están cerrados.

También puedes disfrutar