Elisa Larrain Real Estate

Ni propietario, ni inquilino: vecino

Entrepatios son viviendas que benefician a todos

https://www.entrepatios.org/

Con un nombre tan sugestivo como Entrepatios, podemos imaginar de qué se trata este proyecto de cooperativa eco social de vivienda en derecho de uso. Pero esta iniciativa va mucho más allá de compartir los espacios abiertos de la comunidad, es un proyecto que se genera de la inquietud de un grupo heterogéneo de personas, que se juntaron para, desde la sostenibilidad ambiental, poner en práctica otras formas de vivir en la ciudad, creando comunidad y evitando la especulación inmobiliaria.

Esta novedosa propuesta es la primera incursión de este tipo en Madrid, aunque es muy conocida en otras latitudes como Dinamarca, Holanda o Canadá, en donde su utilización es muy popular, por lo cual Entrepatios pretende crecer para instalar en la ciudad otro modelo de gestión inmobiliaria al tradicional sistema de alquiler y compra, incursionado en la cesión de uso. 

Palabra clave: compartir

Para Entrepatios, la idea es fomentar un cambio de conciencia, dejando de buscar solo un beneficio individual, para buscar una ventaja para el colectivo y por ende el individuo. El secreto es compartir espacios, costos de servicios, ideas, gestiones a través de una asamblea, para pasar de ser comunidades de propietarios, a  ser verdaderas comunidades de vecinos interesados en el bien común que terminará por ser ganancia para todos. Para lograr este objetivo, primero es importante posicionar el pensamiento, de que estamos todos interconectados, somos individuos sociales que compartimos espacios físicos y sociales, por lo cual con este tipo de iniciativas, se quiere que esa convivencia sea placentera para todos los involucrados. 

https://www.entrepatios.org/

El modelo utilizado en Entrepatios es la cesión de uso, el cual se ubica entre el alquiler y la pertenencia de una propiedad, es decir, permite a la persona disfrutar de una casa, participar en las decisiones pertinentes a su diseño y funcionamiento, sin ser el propietario, pero siendo resguardado de las especulaciones del mercado inmobiliario. 

Vivir en una casa regentada con el sistema de Entrepatios, es mantener una relación de interdependencia con la casa, las personas que la habitan, los vecinos y el entorno natural. Todo visto desde la sostenibilidad ambiental, sin dejar de lado aspectos más humanos como la cultura, la sociedad y la economía, siempre evaluados desde un cristal eco social; para ello, se apoyan en las innovaciones en la arquitectura ecológica, desarrollan los principios de economía social, y recuperan la filosofía de las comunidades de proximidad. 

Los tres pilares de las viviendas de Entrepatios

El modelo de derecho de uso a través de cooperativas eco sociales, que fomenta la convivencia, y el acceso y gestión de las casas de Entrepatios, posee tres pilares fundamentales: social, medioambiental y económico, todos aspectos relacionados entre sí.

El pilar social

Empleando la gestión democrática de la inteligencia colectiva, todos los habitantes de estos complejos cooperativos tienen voz y voto en las decisiones de la comunidad, de su barrio y de su ciudad. Apoyados en las tecnologías y la innovación social, este sistema busca crear nuevas estructuras sociales, gestionadas en los debates privados y públicos. 

El pilar medioambiental

Para poder ser un edificio de Entrepatios, la estructura debe garantizar la sostenibilidad con su medioambiente, así como la gestión de las necesidades de los habitantes y de renglones como la energía, el agua, el transporte, los residuos, etc. Esto se logra a través de la utilización en la construcción de materiales y tecnologías que ofrezcan un consumo energético casi nulo (siguiendo la directiva europea de eficiencia energética en edificios), para lograr que el inmueble deje el mínimo impacto ecológico posible, consumiendo la menor cantidad de energía, y de ser posible, produciéndola. Lo segundo se alcanza manteniendo un diálogo sincero entre todas las partes.

El pilar económico

La idea económica fundamental del derecho de uso, es ofrecer viviendas asequibles para sus habitantes, para ello la propiedad de la vivienda siempre reside en manos de la cooperativa. Los participantes de la sociedad disfrutan de un derecho de uso indefinido, pagando un ‘alquiler blando’, pero nunca podrán ser propietarios de las viviendas individualmente. Para ingresar a la cooperativa es necesario el pago de una cuota inicial, con lo cual se genera el capital social, y a partir de entonces se paga una mensualidad como cuota de cesión de uso (igual que un alquiler que no será retribuido). De esta forma se generan los recursos para el mantenimiento de la cooperativa. Para apoyar financieramente este proyecto, se buscan entidades financieras con valores de banca ética, que estén dispuestas a cambiar los valores de las inversiones.

https://www.entrepatios.org/

Creciendo en colectivo

La cooperativa comenzó en el año 2011, buscando ofrecer alternativas a la gestión habitacional, proponiendo un modelo diferente de acceso y gestión de una vivienda. En estos tres lustros, Entrepatios, ha trabajado de manera colectiva en el desarrollo del modelo de vivienda-convivencia, basados en el paradigma “pro-comú n”, que no es otra cosa que la preservación de los bienes del conjunto, para que la sociedad no pierda su derecho colectivo en detrimento de la individualidad, para lo cual utilizan una gestión y una implicación mucho más directa y participativa. 

Hoy por hoy, 66 cooperativistas forman Entrepatios, quienes además se apoyan en la coordinación con otras empresas que se enfocan en la economía social, como lo son Lógica’Eco, una gestora de iniciativas colectivas, y sAtt, un estudio de procesos arquitectónicos.

Actualmente, tres promociones integran la organización Entrepatios, de esas dos ya tienen suelo asignado y una tercera está en búsqueda de un espacio para su construcción. 

Estas iniciativas, siempre me interesan, pues están enfocadas en el beneficio tanto de la colectividad que las integra, como en el medioambiente que las rodea, por lo cual están pensadas para perpetuarse en el tiempo, conectando sus necesidades sin dejar huellas negativas en su entorno. 

Fuente: https://www.entrepatios.org/

Si te gustó compártelo es tus redes sociales

Con más de dos décadas en el mundo inmobiliario, soy una apasionada de las innovaciones en arquitectura que aportan sostenibilidad. Quiero contribuir a crear una nueva forma de pensamiento, que aumente la empatía por proyectos inmobiliarios, que sean más amables con el medio ambiente, y tengan por objetivo la mejoría de la calidad de vida de sus futuros habitantes. 

Elisa

También puedes disfrutar