Elisa Larrain Real Estate

James Mathinson: El hombre y el estado de conciencia del pensamiento

James Mathinson, Escultor

Hace unos días pasé una excelente mañana en el taller del artista venezolano, radicado en Madrid, James Mathison. Escultor que estudia al hombre como objeto y sujeto desde una óptica filosófica y emocional.

Escuchar a James explicar su obra, directamente en su taller, me ha conectado íntimamente con su trabajo, pues ver su proceso de creación desde la idea, hasta que materializa sus piezas, hizo que esta visita fuera sencillamente insuperable. Fueron horas de calidad, conociendo de la voz de su propio artista las historias detrás de cada una de sus creaciones. Por ello quiero compartir mi experiencia, donde su esencia, amabilidad, y sonrisa, rodeado de sus increíbles esculturas, transformaron un día cualquiera en un poderoso relato sensorial.

Para Mathison, sus personajes, son autorretratos que observan y se observan a sí mismos, al tiempo que meditan sobre la existencia y sobre lo que los rodea. Su obra habla del artista como hombre, mientras representa su propio conflicto existencial, plasmando la realidad y la sensación transparente del paso del tiempo.

“Plantear el tiempo es la búsqueda más conceptual y filosófica de mi trabajo. Es como hacer que esos objetos tengan un discurso, y sea que hablan de la intimidad, de su sensación de aislamiento, que hablan a través de la desnudez… desnudez, que tiene varias lecturas, y muchos aspectos, la sensualidad, la belleza y entereza del cuerpo. La sensación de desamparo, es el momento lo que en realidad vislumbra que es ser humano”. Así define su trabajo el propio artista.

En su taller puedes encontrar brazos, troncos, cabezas gigantes, varias figuras y partes humanas, esparcidas en el espacio, entregadas a sus emociones y sentimientos, a sus conflictos, plasmados a través de las grietas, hendiduras, líneas, relacionadas con el tiempo y la caducidad del cuerpo. A veces, esas cicatrices son textos, poemas o reflexiones, que definen las veladuras que envuelven o desdibujan al ser humano.

Huecos, perforaciones, tejidos, tramas, todas relaciones con la luz y las sombras, con la materia y el vacío. Es la forma que Mathinson tiene de presentar el estado de conciencia deL pensamiento.

El escultor, nos comentaba que su proceso creativo, ha ido siempre en paralelo con el desarrollo del taller, así como con la fundición. Para él conocer la técnica, los materiales, es vivir en un taller de alquimia donde suceden procesos. Es una búsqueda creativa, un recorrido que le da sentido a la propia búsqueda interna, que termina siendo la expresión sobre esos objetos, y obliga a seguir trabajando para encontrar un sentimiento más limpio que inspira a la creación.

Este abogado, de profesión y artista por vocación, quiere que su obra intime con el espectador, que lo mueva, y traslade a un momento de reflexión sobre su manera de ver el mundo y lo que lo rodea.

Los invito a visitar la página del artista, https://www.jamesmathison.com/ para conocer más sobre el trabajo de este premiado escultor.

Debo agradecer la oportunidad de compartir en el taller de James Mathinson, a Maria Jose y Daniella de la @laclasedearte, también al @circuloculturoso @lamaragall entre manos 🙌 gracias @alemanbeatriz por tu cariño y gracias a Coco, que como buena mascota de artista, fue una perfecta modelo.

Si te gustó compártelo es tus redes sociales

Con más de dos décadas en el mundo inmobiliario, soy una apasionada de las innovaciones en arquitectura que aportan sostenibilidad. Quiero contribuir a crear una nueva forma de pensamiento, que aumente la empatía por proyectos inmobiliarios, que sean más amables con el medio ambiente, y tengan por objetivo la mejoría de la calidad de vida de sus futuros habitantes. 

Elisa

También puedes disfrutar