Elisa Larrain Real Estate

Una de las viviendas más sostenibles del mundo se encuentra en Ibiza

Share on facebook
Share on linkedin

Can Tanca, la quinta vivienda del mundo en conseguir la certificación Passivhaus Premium.

Can Tanca, es una vivienda unifamiliar ubicada en Sant Joan de Labritja situada en Ibiza, Islas Baleares. Fue diseñada por el arquitecto Álvaro

Martínez Gil, y es una de las cinco viviendas que obtuvieron la Passivhaus Premium y Breeam Excepcional, las máximas categorías en los certificados internacionales de eficiencia energética y sostenibilidad. 

La premisa para lograr el estatus Premium de la certificación Passivhaus, es que la vivienda genere más energía de la que consume, lo que permite vender los excedentes de energía. Esta casa se autoabastece de electricidad mediante energía solar fotovoltaica y está desconectada también de la red de agua.

Posee 172 m2 de superficie útil en una sola planta y cuenta con un diseño bioclimático. A excepción de la cimentación, la estructura es un entramado de madera que procede de bosques gestionados de forma sostenible. Además, este material es forma de fibra muy gruesa, es utilizado como aislamiento, tanto en la fachada como en la cubierta, lo cual aporta una mayor eficiencia energética, aunque la vivienda cuenta con grandes espacios abiertos en los muros, que ofrecen la entrada de luz natural al interior. 

Las ventanas están protegidas por persianas exteriores domotizadas, o de una pérgola cubierta con plantas, que permiten un correcto balance de la luz solar en los cristales, dependiendo de su incidencia en cada estación del año. 

Pero esta vivienda no solo quiere ser energéticamente responsable, también quiere ser parte armónica de su comunidad, por lo cual su imagen exterior, está en concordancia  con la arquitectura tradicional del lugar, utilizando el revoco de cal blanco, característico de la zona. 

Este acabado albino, se traslada al interior de la vivienda y contrasta con pavimentos de tarima de bambú, otro material natural que contribuye a mejorar la calidad del aire interior y a la salubridad del hogar.

Can Tranca posee un conjunto de paneles fotovoltaicos en el techo que se benefician de la extensa luz solar de la zona, para cubrir la demanda energética, garantizando la continuidad en el suministro incluso en días poco soleados, permitiendo que la vivienda funcione totalmente desconectada de la red general de suministro. Este sistema abastece todo el sistema eléctrico de la vivienda e incluso el la climatización, así como la demanda de agua caliente sanitaria. 

Gracias a un sistema de captación de pluviales, esta casa se autoabastece también de agua, la cual es canalizada hasta un depósito enterrado de 16.000 litros de capacidad, este abastece a todos los sanitarios y garantiza una correcta presión de agua. Además dispone de un aparato de descalcificación y un equipo de purificación que usa tratamiento de luz ultravioleta para eliminar los posibles microorganismos, haciendo el agua apta para el consumo humano.

La red de saneamiento también dispone de un sistema de tratamiento de aguas negras, que en este caso son reutilizadas para el riego de las zonas verdes exteriores.

Esta vivienda autosostenible, que genera más energía de la utiliza y que forma parte de la parte del entorno en el que está ubicada es una prueba de que la construcción responsable y sostenible es posible, mostrándonos un futuro esperanzador. 

Elisa

También puedes disfrutar