Elisa Larrain Real Estate

Camino, vino y fe.

De cata en cata hasta Santiago de Compostela

Foto: Irache.com

La peregrinación a lugares santos en la época medieval, ayudó a erigir las bases de lo que hoy conocemos como Europa. Para aquel tiempo, Roma y Jerusalén, eran las capitales escogidas por los cristianos para demostrar su devoción religiosa, pero con el descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago en un bosque de Libredón, los peregrinos comenzaron a enfilar sus pasos a través del norte de la península ibérica.

FOTO: EGUREN UGARTE

Foto: Irache.com

Hoy, la Catedral de Santiago de Compostela en Galicia, está ubicada en ese espacio donde encontraron los restos del santo apóstol, entre los años 820 y 830. De tan grande importancia es ese camino peregrino, que fue declarado en el año 1987 como el primer itinerario cultural europeo, pues tras más de 1.200 años de historia, es un recurso vivo que alimenta la región culturalmente.

El camino de Santiago ha representado una conjunción de historias, culturas y fervor, logrando transformarse en más que un fenómeno religioso, en toda una experiencia cultural, para aquellos que lo siguen.

Esta senda hacia Compostela, tiene varias rutas, todas de gran importancia, pero fue el Camino Francés el primero en ser declarado por la UNESCO, Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1993.

Como ruta de difusión cultural, durante el viaje por el Camino francés, se puede disfrutar de uno de los principales recursos de la tierra española, el vino. Y aunque para algunos pudiera no tener sentido, combinar el enoturismo con la peregrinación, esta bebida espirituosa, fue la forma fundamental de los primeros caminantes de mantenerse saludables, ya que para la época medieval, las enfermedades y aguas contaminadas eran la constante, y ellos dependían de la hospitalidad de los aldeanos, que ofrecían el vino no solo para saciar la sed, sino como un desinfectante de las múltiples heridas que los peregrinos sufrían.

Es por ello que en la ruta del Camino francés encontramos varias bodegas, de casi tan larga data como el propio camino, que por una razón u otra han estado vinculadas a este recorrido, logrando hacer más placentero para los “Pere-vinos”, como los nombró Jaime de las Heras en su artículo de National Geographic, su peregrinaje hasta Galicia.

Por ello, les nombro algunas de las más icónicas bodegas que pueden hacer que su peregrinar hasta Santiago de Compostela sea aún más inolvidable.

Para aquello que comienzan su recorrido en Francia, ya en el territorio español y muy cerca de Pamplona, pueden encontrar a la Bodegas Otazu, La bodega de tintos más al norte del país, donde además del buen vino, y paisajes hermosos, el caminante hallará un gran destino cultural y artístico. 12

FOTO: OTAZU

FOTO: ISTOCK

Continuando el camino por Navarra, pasando el Puente de la Reina, en Tierra Estrella, es una parada obligada beber de la Fuente del Vino de Bodegas Irache, en Ayegui, quienes disponen 100 litros de vino joven al día, para que los peregrinos puedan calmar su sed.

FOTO: PROPIEDAD DE ARÍNZANO

Siguiendo el camino y entre un cruce de caminos y ríos, nos encontramos con casi un siglo de historia vinícola, enmarcado en la Propiedad de Arínzano. Aunque tan añeja como el citado camino, ha sabido mantenerse a la vanguardia, ofreciendo un alojamiento entre las 120 hectáreas de idílicos viñedos, donde el viajero puede disfrutar el conocido Señorío de Arínzano.

FOTO: ISTOCK

Llegando a Lanciego, vale la pena alejarse un poco del camino, para disfrutar de las delicias de otra de las grandes casas de vino de España, Bodegas Herederos del Marqués de Riscal. Allí, mientras se deleita al paladar, se puede disfrutar de las vistas de otra de las obras del gran arquitecto Frank Gehry, el hotel ondulado que gracias al titanio ofrece colores tornasolados, y que está incrustado en los centenarios viñedos. 

FOTO: FINCA LA EMPERATRIZ

Bodegas Finca La Emperatriz, es a última parada en la famosa zona de La Rioja, aquí además de los exquisitos vinos, se puede disfrutar de las tradicionales tapas, mientras se disfruta de las hermosas vistas en donde ya despuntan los colores castellanos. 

FOTO: ISTOCK

Llegando ya al final de recorrido, en Padrón, el olor a mar ayuda a prepararse para llegar hasta el destino final de este camino, Compostela. Para ello, nada mejor que la degustación de las delicias gallegas y el tradicional albariño, en Pazo Arretén, una bodega en la cual poder pasar la noche en su hotel, mientras se reponen fuerzas para terminar la peregrinación. 

Fuentes: 

https://www.irache.com/themes/irache/images/fuente/fuente-del-vino-bodegas-irache-camino-de-santiago2.jpg

https://viajes-nationalgeographic-com-es.cdn.ampproject.org/c/s/viajes.nationalgeographic.com.es/gastronomia/bodegas-camino-santiago-frances_17113/amp

https://www.caminodesantiago.gal/es/descubre/origenes-e-evolucion/de-fenomeno-religioso-a-experiencia-cultural

https://www.irache.com/es/enoturismo/camino-de-santiago.html

Si te gustó compártelo es tus redes sociales

Con más de dos décadas en el mundo inmobiliario, soy una apasionada de las innovaciones en arquitectura que aportan sostenibilidad. Quiero contribuir a crear una nueva forma de pensamiento, que aumente la empatía por proyectos inmobiliarios, que sean más amables con el medio ambiente, y tengan por objetivo la mejoría de la calidad de vida de sus futuros habitantes. 

Elisa

También puedes disfrutar